Etiquetas

 

El 15-M camina despacio, pero lo hará muy lejos

Los ‘indignados’ inician en Madrid su gran marcha hacia Bruselas tras recibir el espaldarazo del economista Joseph Stiglitz

Política | 26/07/2011 – 20:53h

Madrid, Barcelona, Valencia… España se ha quedado pequeña para el movimiento 15-M. Las iniciativas nacionales ya han calado, la última este fin de semana en Madrid, y ahora van a por Europa convocando una gran manifestación para el 15 de octubre. El apoyo suscitado en diferentes capitales europeas, y el espaldarazo recibido en las últimas horas por parte del Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz -visitando el I Foro Social celebrado en el Parque del Retiro- han despertado la necesidad de mejorar la coordinación interna antes de abrirse más allá de los Pirineos.

Y en eso están, reorganizándose, aunque además del trabajo interno los portavoces del movimiento reconocen la necesidad de reforzar su imagen. Para ello hoy mismo ha partido de Madrid una marcha de ‘indignados’ hacia Bruselas con la que dar continuidad a las movilizaciones. Una iniciativa de más de 1.500 kilómetros que dará visibilidad al movimiento  de cara al ambicioso plan de organizar un encuentro europeo para tramitar una respuesta conjunta a los rescates financieros e implantar una hoja de ruta común.

Bajo el lema ‘Marcha popular a Bruselas: vamos despacio porque vamos lejos’ una treintena de jóvenes, de diversas ciudades de España, serán los encargados de protagonizar el peregrinaje que tiene previsto llegar a su destino el próximo 8 de octubre. Esta primera parte puede parecer difícil, pero no lo será menos la segunda que incluye acceder al Parlamento Europeo para exponer en la Cámara sus reivindicaciones.

El objetivo de esta caminata es, según ha expresado Jonathan, uno de los indignados, “concienciar a la población de los problemas sociales que ya se han expresado en España y unirnos a movimientos indignados de otras partes de Europa, para realizar la ‘revolución global'”.

Varios altos en el camino

Los participantes pasarán, entre otras ciudades, por Vitoria, San Sebastián y Burdeos, hasta llegar el día 17 de septiembre a París, dónde se unirán a jóvenes “indignados” de otros países de Europa como Alemania, Italia, Grecia, Portugal o Francia, para continuar juntos hasta Bruselas.

Anuncios